top of page

LAS HACIENDAS.


COXCATLAN, Pue.- Las haciendas fueron uno de los problemas sociales que más alentaron el descontento social para la caída del régimen porfirista; aunque realmente no fue un problema nacido con don Porfirio, pues el verdadero origen de su expansión fueron las leyes de Reforma, promulgadas por don Benito Juárez. Recordemos que la finalidad de tales leyes era el restarle poder a la iglesia católica, principalmente en sus enormes latifundios que había formado, solo que considerándola una “asociación civil” al igual que a los pueblos de indios y ayuntamientos, poseedores de los derechos de las tierras y aguas de sus montes se les obligó a vender sus tierras a quienes las tuvieran arrendando. De tal modo, la idea de la colectividad de la tierra que desde la época prehispánica se ha arraigado en nuestra sociedad agrícola tuvo que sufrir un gran revés al ver constituirse en sus antiguos dominios a la propiedad privada.

Vale la pena mencionar que pueblos completos pasaron a formar parte de las haciendas, y los antiguos dueños de la tierra se convirtieron en peones ligados al patrón por una creciente deuda en la tienda de raya; ese era el descontento del campesinado de la zona, el tener que ligar con más de 10 haciendas en la región y más del doble de ranchos. Varias de estas propiedades eran ingenios o molinos, por lo que también recurrían a la mano de obra local en calidad de obreros, dándoles a sus trabajadores tratos excesivos e injustos, de lo que casi no pasa en nuestros días, ¿no? Por lo que también se crearía una turbulencia en la clase proletariada local.

En Coxcatlán las mayores exponentes de esta forma de propiedad son las haciendas de Calipam y Tilapa, que en sus orígenes son pueblos prehispánicos que toman su forma en la Congregación de Pueblos del siglo XVI, en donde pasan a ser estancias de Coxcatlán. La primera sería Santa Maria Calipany y la segunda Santiago Tilapan. Su dato más antiguo como haciendas nos los otorga fray Antonio Sánchez de Espinosa, pues enlista a Tilapa como hacienda de Coxcatlán y del otro pueblo menciona, “ahí mismo se localiza el trapiche de Calipam”.

Paredes Colín, en su obra El Distrito de Tehuacán nos regala datos sobre estos lugares. Sobre Calipan, dice: “este nombre se escribe con m al final; pero debe ser con n” y tenía razón pues su etimología proviene de Callilty, “casa” y de apan “sobre o en alto”, que literalmente viene a ser “casa en alto”, ya que según la Relación de 1580, en este lugar existió un templo sobre un cerro, el cual era dedicado al culto de los ídolos prehispánicos. Aproximadamente por 1814 se funda la hacienda “el Arriego”, que sustituye al antiguo cultivo de maíz por el de caña de azúcar para su posterior transformación en panela. Por el año de 1865 se encuentra establecida formalmente en esta zona, su dueño era Germen Hoppenstett, de origen alemán; para 1908 era propiedad de la familia Faguada ; para 1909, el Gral. Mucio Martines, el gobernador que tuvo mayor influencia en Puebla durante el Porfiriato, haciendo gala y uso de su influencia, se apodera de esta hacienda. En 1917, la nueva Carta Magna influye en la clausura de su tienda de raya y en el mismo año toda la propiedad es comprada por los Mestre Chigliazza, quienes inician un gran proceso de transformación y renovación industrial. Su zafra en 1917 – 1918 se consideró en 1,339.189 toneladas de azúcar. Y para 1920 era el mejor ingenio, debido al buen cultivo de sus tierras y a la excelencia de su maquinaria. La producción en 1924 se calculaba en 50,000 toneladas de caña que daban 5000 toneladas de azúcar y 500,000 litros de alcohol. Tenía anexadas las haciendas de Nopala y San Pedro, de las que tomaba agua; además de los ranchos de Comulco y Coloalco. Su valor fiscal total era de $1, 500,000.00.

Sobre Tilapa, el autor citado también corrige el nombre: “debía escribirse Tilapan, como lo vemos en manuscritos antiguos y por su etimología que viene de Tlilli, negro, y apan, rió. Porque el cauce del rió aparece negro a causa de su composición de pizarra”. A mediados del siglo XIX su dueño era Eugenio Brieva; en 1865 pertenecía a Manuel Pastor. Por estos años esta hacienda era la más importante en la región y la de mayor producción. En la zafra de 1917 – 1918 se consideró en 1, 117,404 kilogramos de azúcar. Su producción en 1924 se consideraba en 30,000 toneladas de caña o 2,500 toneladas de azúcar y 250,000 litros de alcohol. Tilapa tenía anexos los ranchos de San Rafael, en Puebla, y el de Coamilco en el Estado de Oaxaca. Por estos años había extendido su siembra y mejorado su maquinaria, hasta 1951, año en que se desmantelo por completo.

Las dos haciendas eran propiedad particular y contaban, Calipam con un vagón de vapor y un tendido ferroviario de 12 kilómetros y Tilapa con un vagón tirado por animales a lo largo de 18 kilómetros de largo. Desconozco si estas hayan sido el caso, pero en algunas haciendas de la región había calabozo y grilletes. Esto explica los ataques del ejército zapatista y su enorme influencia en la región de Tehuacán. Sobre todo por la presencia de los generales Barbosa, Garzón y Melesio Cavanzo.


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

LA RELIGIÓN DE LOS ANTIGUOS COXCATLECOS.

Coxcatlan, Pue.- La teología del México prehispánico es interesante debido a su complejidad. De los periodos Preclásico y Clásico, tenemos pocos datos sobre este tema. No es igual con el Posclásico, y

EL PORFIRIATO EN COXCATLÁN.

COXCATLAN, Pue.- Se ha denominado “Porfiriato”, al periodo de la historia de México que comprende los años que van de 1877 a 1911, durante los cuales Porfirio Díaz ocupó la Presidencia de la República

bottom of page