top of page

EN 1930 NACIÓ LA FAMOSA LEYENDA: “TEHUACÁN CIUDAD DE SALUD”


Están por cumplirse 80 años del nacimiento de la famosa frase: Tehuacán Ciudad de Salud. Visítela, la cual ha recorrido todo el país y muchas ciudades de Estados Unidos, Centro América e incluso Europa. Durante mucho tiempo se le atribuyó el origen de esta leyenda a las propiedades de las aguas minerales de los manantiales que existen en la ciudad, pero descubrimos que la idea original no nació tomando como ejemplo la salud por las aguas, sino por algo por demás tétrico: ¡Una funeraria! Vamos a explicarlo más detalladamente a continuación.

Iniciaba el año de 1930, cuando llegó a esta ciudad el señor Gabriel Santaella, para instalar una agencia funeraria denominada La Principal, ubicada en el local número 104 del portal Hidalgo, misma que se publicitaba como la “única en utilizar los métodos más modernos para el sepelio, traslado e inhumación de cadáveres”. Tocó el infortunio a la señora Dolores Rodríguez viuda de Moreno fallecer el 18 de enero y convertirse en la primera persona que utilizaba un “sepelio moderno en Tehuacán”

Al día siguiente, o sea el domingo 19 de enero, los habitantes de la entonces apacible ciudad, observaron con una curiosidad que rayaba en la morbosidad, como cuatro señores ataviados con elegantes trajes negros llegaron a la casa de la extinta viuda de Moreno, para después de unos rezos depositaran el elegante féretro en una no menos elegante auto-carroza que estaba adornada con vistosas coronas florales; en seguida dio inicio el traslado del cuerpo al panteón municipal, aunque esta vez no se hizo a pie, ni cargando en hombros el ataúd, sino formando una perfecta hilera de 10 automóviles en los que viajaban familiares y amigos de la difunta.

Durante el trayecto cientos de personas observaron como la modernidad había roto con la añeja tradición de llevar en hombros de 4 personas el ataúd e ir relevándose hasta llevar a su última morada. Durante algunos días este fue el suceso más comentado entre los tehuacaneros; pero pasada la novedad la pesada rutina volvió a caer sobre los habitantes de una ciudad acostumbrada entre otras cosas a recibir importantes personajes del mundo político, cultural y social de México.

Como por ejemplo, el 1 de marzo de aquel 1930, ante un impresionante lleno en el Casino, dictó la magistral conferencia Defensas Célebres el distinguido tribuno don Querido Moheno. O el verdadero deleite que causaron los conciertos que ofreció en el parque Juárez el Quinteto de la Marimba del 71 Regimiento que guarnecía esta plaza, al mando del capital Manuel Flores.

Otro acontecimiento relevante fue el emocionante encuentro de frontón que jugaron el 11 de abril el licenciado Emilio Portes Gil, ex presidente la República y don Carlos Zetina contra Carlos González Miranda y Teófilo Fernández Zúñiga en la cancha del Casino.

Pero llegó el 24 de mayo y el señor Gabriel Santaella, dueño de la funeraria La Principal, clausuró el establecimiento alegando “una quiebra total”. Al acudir al palacio municipal para dar de baja la funeraria, comentó en tono irónico al entonces alcalde de Tehuacán, doctor Gustavo Coeto, “señor presidente, siento informarle que he clausurado mi funeraria porque en los casi seis meses que la tuve en servicio, únicamente atendí a seis clientes. Definitivamente creo que en Tehuacán la gente no se muere”

Por coincidencia en esos momentos se encontraba presente el señor Luis Fortoul, quien fungía como presidente de la Cámara Regional de Comercio y retomando las observaciones del señor Santaella, propuso a los socios que si en verdad la gente no se moría en Tehuacán, porque era una ciudad llena de salud, y por lo tanto sería muy provechoso idear una propaganda que atrajera más al turismo, sobre todo por la reciente inauguración del Hotel y Balneario Tehuacán y la reinauguración de El Riego.

Fue así como la Cámara Regional de Comercio a través de sus socios, empezó a insertar en su papel membretado que enviaba a otros lugares la frase: Tehuacán, Ciudad de Salud. Visítela. Y de esta forma nació una leyenda que por muchos años sirvió para promocionar a la ciudad de Tehuacán en el aspecto turístico principalmente. Por desgracia en nuestros días esta frase ha perdido actualidad, ya que ni siquiera podemos afirmar que somos una ciudad “más o menos” de salud. Tehuacán está catalogada como una de las ciudades más contaminadas del país y por desgracia en los últimos años ha sobresalido a nivel nacional e internacional sólo dentro de la nota roja.


0 comentarios
bottom of page