top of page

MADERO EN TEHUACÁN.


Como ya hemos visto luego de permanecer unos días en Puebla de los Ángeles, en aquel verano de 1911, Francisco I. Madero salió con rumbo hacia Tehuacán de las Granadas, arribando a esta el 19 de julio, la nota del siguiente día, el 20 de julio, el “Diario del Hogar”, narraba lo siguiente:

“Ayer a las dos cuarenta y cinco de la tarde salió en un tren especial conduciendo rumbo a Tehuacán al señor Madero y personas que le acompañan. Gran número de gente concurrió a la estación a despedir al caudillo de la revolución, encontrándose entre los presentes los miembros de varios clubs políticos, siendo uno de ellos el “Filomeno Mata”. Concurrieron también el gobernador Cañete, las familias Serdán, Alatriste, Conde, Haro, Bello y algunas otras de las más distinguidas de la sociedad poblana. Antes de partir el tren se escucharon los vivas de todos los presentes, saliendo el tren en medio de una ovación indescriptible”.

Esa misma fecha una nota más pequeña describía el momento del arribo de Madero en la estación del ferrocarril en la ciudad de Tehuacán con las palabras siguientes:

“Tehuacán, Julio 19. Hoy a las 10:10 p.m., llegó a esta el señor don Francisco Madero y su comitiva, siendo recibido en la Estación por gran número de gente que aclamó entusiastamente al jefe de la revolución. Estuvieron a recibirlo las autoridades y representantes de todas las clases sociales. Acompañado del pueblo que no cesaba de vitorear al señor Madero, llegó al lugar que con anticipación se le había preparado”.

Quizá por lo tardío de su arribo, bajo el nocturno manto de la noche, Madero solo se limitó a pronunciar un emotivo discurso, para posteriormente descansar en la ciudad. Al siguiente día la sociedad y el gobierno tehuacanero hicieron gala de sus diferentes recursos en la llamada “celebración” para recibir a tan distinguido visitante. Esta es una crónica de su primer día de estancia:

“Tehuacán, Julio 20. Don Francisco I. Madero, jefe supremo de la revolución triunfante, ha sido agasajado desde que arribó a la estación balnearia, por el pueblo, que lo vitorea, y lo aclama a cada paso.

Hoy hubo en su honor desfile; lo presenció el señor Madero en uno de los balcones del Casino. Con el jefe de la revolución estaban todos los miembros de su familia y sus acompañantes de viaje, distribuidos en los demás balcones del edificio.

Al lado del jefe de la revolución estaban los miembros del Casino señores Benjamín Balderas Márquez y don Ramón de la Fuente, y otros caballeros de Tehuacán.

A la señora de Madero la atendían las damas doña Felisa Chávez de Llave, doña María García viuda de Oliva, doña Aurelia Montiel de Orozco, señorita Delfina Paredes, señorita Ester Díaz Ceballos, señorita Guadalupe Cano, señorita Concepción Caso y otras señoras y señoritas.

La comitiva que desfiló la formaban: un grupo de ciclistas, con las máquinas adornadas; una avanzada de insurgentes; tres niñas representando al gremio de carniceros, y después varios comerciantes de este ramo, a caballo. En seguida un carruaje adornado conduciendo a las señoritas Candiani, María Flores y Rufina Zárate; la banda municipal; el ejército infantil maderista, que dirigió un discurso al “leader”, pronunciado por el niño Gustavo del Castillo. Un carro alegórico en forma de estrella, que conducía a las señoritas Osorio y Altamirano.

Después venía el ejército federal, representado por los niños de la escuela municipal, con estandarte: carro alegórico del club femenil “Sara P. de Madero…”. La presidenta de este club, señorita María del Rosario Velazco, dirigió un discurso a la señora de Madero; un grupo de niñas vistiendo trajes colores azul y blanco, representando la “Cruz Blanca”. La niña Sara Pérez pronunció un discurso.

Cuando terminó el desfile se retiraron de los balcones el señor Madero, su esposa y acompañantes.

Un grupo de niñas que habían figurado en el desfile, representando a la “Cruz Blanca”, penetró al local donde se hallaban los visitantes y una de las niñas leyó un discurso dirigido al jefe de la revolución. El señor Madero y su señora esposa besaron a las niñas.

Se ejecutó al finalizar la recepción el Himno Nacional. Por la noche se verificó una serenata en el jardín, en honor de los huéspedes.

ESTUDIANTE Y REVOLUCIONARIO

Se encuentre en ésta el joven revolucionario Ramón J. Iturbe quien abandonó las aulas para lanzarse a la revolución. El señor Madero ratificó el grado de General obtenido durante la lucha por el joven Iturbe. Este continuará sus estudios; el señor Madero le ofreció ayudarlo para ello. Se le suministraran doce mil pesos para sostenerse en el plantel del extranjero que elija para estudiar.

Los señores Antonio Mediz Bolio y Delio Moreno Cantón conferenciarán con el señor Madero acerca de los sucesos políticos de Yucatán. Moreno Cantón es el candidato popular, y pide garantías para la verificación de las elecciones.

Don Juan Olivier, vecino de Tehuacán, habló de la necesidad del cambio de autoridades; aún hay aquí las de la dictadura; es necesario removerlas”.

Tehuacán aquellos meses de 1911 sería objeto de varias ópticas y notas periodísticas. Los “agasajos” de que era objeto Madero, hacían quedar claro que el “caudillo de la Revolución triunfante”, como lo nombraban los medios impresos, aun era querido por el pueblo. Tardarían algunos meses para que este pueblo, como señala Adolfo Gilly, notara que solo había sido partícipe de una revolución burguesa que no intentaba mejorar su condición social y económica y que en todo caso tendría que bañar nuevamente de sangre a la tierra mexicana. La verdadera revolución, con sus cestas de sangre y kilómetros de horror apenas comenzaba.


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

LAS HACIENDAS.

COXCATLAN, Pue.- Las haciendas fueron uno de los problemas sociales que más alentaron el descontento social para la caída del régimen porfirista; aunque realmente no fue un problema nacido con don Por

LA RELIGIÓN DE LOS ANTIGUOS COXCATLECOS.

Coxcatlan, Pue.- La teología del México prehispánico es interesante debido a su complejidad. De los periodos Preclásico y Clásico, tenemos pocos datos sobre este tema. No es igual con el Posclásico, y

bottom of page